La huella del hombre en estas tierras se remonta a la época prehistórica, las pinturas rupestres nos dan muestra de ello. Aparecen en diferentes abrigos a lo largo de la cuenca del río Vero.

En Colungo se encuentra el Centro de Interpretación de Arte Rupestre, donde el visitante se transporta en el tiempo, acercándose a las costumbres, el modo de vida y las manifestaciones artísticas de las gentes que poblaron estas tierras hace miles de años. El Centro organiza visitas guiadas a las pinturas más importantes de la zona: Abrigo de Arpán y Abrigo de Chimiachas (Arte Levantino); Tozal de Mallata y Covachos de Barfaluy (Arte Esquemático).

En Alquézar, el Museo Etnológico Casa Fabián retrata  la vida, costumbres y artes populares del Somontano. Lo alberga una casa aragonesa del S.XVII que conserva más de 350 piezas propias del hogar y las labores agrícolas de otras épocas.

La Colegiata de Santa María La Mayor es el monumento más visitado de la comarca. Todo el recinto, castillo e  iglesia prioral, conforman un conjunto arquitectónico en perfecta armonía con la otra arquitectura, la erigida por el agua y los elementos, el cañón del río Vero.